Ha sido una larga espera pero por fin ya estáis aquí, en marzo. Porque marzo y abril son vuestros meses, sois los protagonistas, sois el gozo de los especialistas y de los aficionados a las Clásicas. Todo lo que sea sacaros de ahí e incluiros en una Gran Vuelta es desprestigiaros, infravaloraros y hasta prostituiros me atrevería a decir.

No sólo no debéis estar en una Gran Vuelta sino que no lo necesitáis, brillais con total autonomía sin los focos que arrastra un Tour. Y si alguien no os valora fuera de él es que no os merece ni sabe disfrutaros.

El sábado se daba el pistoletazo de salida a la temporada de Clásicas con la Omloop Het Nieuwsblad, seguida tan sólo 24 horas después de la Kuurne Brussel Kuurne. Ambas han sido una exhibición de poderío y estrategia de Quick Step que parece no haber perdido ni un ápice de su potencial demostrado la temporada pasada, y recordemos que ha perdido a dos corredores de la importancia de Gaviria y Terpstra.

Los últimos kms de la Omloop fueron una demostración de ambición y estrategia a partes iguales de 3 corredores que querían ganar y que finalmente se hicieron con los 3 primeros lugares, Stybar, Van Avermaet y Wellens.

“A quién le toca ganar mañana? “

Fue a unos 30 km de meta, y con todo aún por decidir, cuando se formaría en cabeza un grupo de unos veinte corredores, de los cuales, tras ascender el Molenberg, se quedarían seis elegidos: Oss (Bora Hansgrohe), Van Avermaet (CCC), Wellens (Lotto Soudal), Lutsenko (Astana), Teuns (Bahrain Merida) y Stybar (Deceuninck-Quickstep).

El Kapelmuur dejaría por el camino a Oss, con los otros 5 llegando juntos a los últimos 2’5 kms. Fue entonces cuando en un movimiento de “pillo” aprovechando la isleta central, el belga Tim Wellens arrancaba dejando al otro lado a sus compañeros de fuga evitando que pudieran coger inmediatamente su rueda. Van Avermaet era el más rápido sobre el papel y sabía que debería asumir la responsabilidad de la inmediata persecución, 6″ a esa distancia de meta podrían ser decisivos.

Salió como un resorte a por su compatriota y justo cuando lo tuvo neutralizado, y como dicen los libros de estrategia del ciclismo, Stybar hizo su ataque con un Van Avermaet exhausto y sin capacidad de reacción.

Fue un final precioso, con 3 corredores haciendo exactamente lo que tenían que hacer para ganar, cada uno jugó su baza y los 3 obtuvieron su recompensa en forma de podio , aunque sólo Stybar se llevó la victoria.

“A ver si no me la lían en Flandes”

****  ****  ****

Bora regala la Kuurne Brussel Kuurne a Jungels“. Sí, puede que sea un titular muy injusto pero es una lectura de un momento que pudo ser clave en la resolución de la carrera.

Estaba totalmente convencido de que Jungels, último superviviente de una fuga con muy buenos galgos como Oliver Naesen, Langeveld, Cort and Ballerini, sería absorbido por el pelotón en el último kms hasta que un corredor de Bora, en su afán por reducir distancias, se cargó en un sólo relevo a 2 corredores del Lotto Jumbo dejando al pelotón “huérfano” de gregarios capaces de reducir distancias con el luxemburgués.

A veces menos es más y alguien debería explicárselo. Es cierto que Jungels iba muy fuerte, es cierto que su equipo volvió a estar de 10 cuando colocó a 4 corredores en cabeza de pelotón “cortando” la inercia cuando el último gregario dejaba de tirar, es cierto que Lampaert no dio ni un metro e hizo de secante cuando Doull (el nuevo monstruito de la factoría Sky) , Terpstra y Keukeleire salieron a falta de 5 kms en persecución de su compañero con tan sólo un puñado de segundos de ventaja, pero no es menos cierto que si no conservas el grupo cuando persigues lo más seguro es que no cojas, que se lo pregunten a Valverde en alguna Vuelta a España ya un poco lejana …

“Hoy me toca a mí”

Jungels daba la 2a victoria en 2 días a Quick Step, Doull mostraba su candidatura a repetir podio en alguna de las Clásicas de este mes y Terpstra completaba el cajón con sus nuevos colores por delante de Groenewegen y Lampaert. Meritorio el 10° puesto de Barbero.

Quick Step sigue teniendo un equipazo para las Clásicas, esperemos que Flandes y Roubaix no sean un botín demasiado jugoso como para dejar de correr en equipo, Sagan y Van Avermaet lo tendrían bastante más fácil.

****  ****  ****

Valverde se estrenó ganando con su maillot arco iris y Roglic se llevó la general por delante del murciano. Ninguna de las 2 cosas tiene más trascendencia de la que se le quiera dar.

JG.