Sí, Valverde es humano, además tiene un equipo bastante debilitado con respecto al año pasado (cosa que no influyó en el resultado) y a lo mejor ahora, en las carreras que cuentan de verdad, echa en falta esas fuerzas que se deja ganando carreras tan “importantes” como Andalucía.

En Amstel fue el más fuerte pero su marcaje con Sagan hizo que ni uno ni otro tuvieran opción de ganar. En Flecha falló en esos metros finales en los que parecía imbatible, esos metros finales que tantas victorias le dieron. Y en Lieja, unos calambres lo dejaron fuera de cualquier opción, opción muy remota de podio tal y como iba la carrera.

Esta vez el pelotón se dejó de tonterías y tuvo en todo momento controlada la fuga, renta corta que no dio ningún tipo de opción de soñar con llegar a los valientes del día. Movistar, UAE y Quick Step fueron los encargados de controlar la carrera, cada uno es su momento. Otra cosa es si UAE debió hacerle el trabajo a los máximos favoritos en vez de hacerlos trabajar a ellos. Y ya sé que Dan Martin ya sabe lo que es hacer podio en esta carrera, ya sé que el equipo quería darle confianza, pero dado su estado de forma no creo que fuera la mejor estrategia a seguir.


Los equipos no han sabido usar la reducción de corredores por carrera para hacer trabajar y desgastar al mejor equipo de las Clásicas de este año, Quick Step. Con tan sólo 7 corredores (6 + el líder) los han dejado llegar a la parte decisiva de la misma con más de medio equipo “intacto” de los cuales había al menos 3 potenciales ganadores. Gilbert ya no es el de sus mejores años, se vio cuando intentó su ataque y no pudo apenas abrir hueco pero su sola presencia en el grupo asusta y puede decidir una carrera para su equipo haciendo simplemente de freno. Jungels es un corredorazo que no duda en sacrificarse por el equipo siempre que lo necesitan y en un equipo con tantos gallos es siempre, normal que sus compañeros se alegraran tanto de su victoria. Y qué decir de Alaphilippe… pues que este año ha dado un gran salto de calidad ganando Flecha de la forma que la ganó y ante quien la ganó y, sobre todo, demostrando que hubiera ganado también Lieja de no llevar un compañero por delante.

Esta vez sí, al igual que en Flecha, Quick Step supo leer la carrera y enviar a un corredor de la talla de Jungels por delante a 19 kms de meta y después del ataque fallido de Gilbert, que por cierto, le pudo haber salido muy caro al equipo. Tenían 2 opciones, enviar a alguien y que persigan los demás o controlar la carrera. A tenor del resultado hicieron lo correcto, desde el punto de vista del “espectáculo” hicieron lo correcto, pero es que desde la visión más estratégica hicieron también lo correcto. ¿Por qué empeñarse en intentar controlar la carrera con un sólo corredor (Jungels en caso de no haber ido escapado) y llevar a todos los demás en “butaca” sabiendo además que te van a atacar? (Como intentó hacer Movistar con Landa en Flecha. Por cierto, y Landa?)

Una vez cogió distancia sólo tuvo que administrarla con ese rodar elegante que lo llevó a encarar la subida final con la renta suficiente para que toda lucha por detrás fuera ya para quedarse con las “migajas”. Esas “migajas” parecieron por un momento que serían para Vanedert, menudo rodar el del belga!! Hizo un gran ataque que consiguió mantener hasta escasos metros del final donde no sólo perdió el podio sino también un puesto en el top10.

El marcaje, una vez más, entre Valverde y Alaphilippe hizo que Woods y Bardet pudieran sacar los metros suficientes como para que ni siquiera ese “rush” final del corredor de Quick Step fuera suficiente para sacarlos ya del podio. Quinto y sexto encontramos a dos corredores del Bahrein Merida, Gasparotto y Pozzovivo, séptimo Formolo, octavo Kreuziger (gran semana para él), noveno Henao y Fuglsang completaría el top 10.

Sorprende el “reventón” de Nibali pero si lo unimos a los calambres de Valverde puede ser un indicativo de la gran lucha vivida en este Tríptico de las Ardenas y el desgaste con el que llegaron los corredores a La Decana. También puede ser casualidad y que esté viendo cosas dónde no las hay, como cuando afirmo que a Valverde le sobran “Andalucías” y le faltan Flandes y/o París-Niza.

Cabe reseñar la buena carrera hecha por Dumoulin (15º) en su recta final de preparación hacia el Giro y la desastrosa de Trek en general y de Mollema en particular. Muy bien lo deberá hacer el holandés en las 3 semanas para justificar la temporada.

Sea como fuere lo que sí está claro es que la primavera ciclista se ha acabado en cuanto a Clásicas se refiere y que en breve dará comienzo la primera de las tres Grandes, que Quick Step tiene el mejor equipo para Clásicas y que cuándo corre mínimamente bien a nivel táctico son imbatibles, y que Valverde es humano y a veces hasta sufre calambres!! Alguien con más de 100 victorias y 4 Liejas se lo puede permitir.