Si estás pensando en comprar una bicicleta, quizá este sea el momento en el que deberías pensar que quizá una bicicleta eléctrica sea ideal para ti. Las bicicletas eléctricas son prácticamente iguales que una bicicleta normal con la diferencia de que llevan incorporado un pequeño motor que te ayuda en las situaciones de mayor esfuerzo.

Es evidente que nos encontramos ante una modalidad de vehículo con algunas de las ventajas de una motocicleta y la gran mayoría de placeres que puedes encontrar con tu bicicleta. Pedalear con tu bicicleta es un muy entretenido, pero en ocasiones es necesaria demasiada energía (y sudar, no olvidemos, con el consiguiente mal olor) especialmente si usas la bicicleta como medio de transporte y no como mero ocio y la carretera se empina hacia arriba o el trayecto es demasiado largo. Además la bicicleta es extremadamente respetuosa con el medio ambiente como sustituto de un coche o una moto y, es muchísimo más sencillo encontrar un lugar donde aparcarla (especialmente en los modelos que también son plegables).

La mayoría de bicicletas eléctricas vienen con un motor con una batería que se carga de forma similar a la de un teléfono móvil y que apenas te costará unos céntimos llenarla enteramente. Esta batería carga un pequeño motor que te hará circular a una velocidad no superior a los 25km/h (por encima de esas velocidades no se pueden considerar bicicletas eléctricas). Una vez comiences a pedalear el motor se encenderá y notarás como el esfuerzo para desplazarte en una de estas bicicletas es mucho menor que en las bicicletas convencionales.

Finalmente, no deberíamos olvidar que no es necesario obtener una licencia para circular con una bicicleta eléctrica, que su mantenimiento no es para nada complicado o caro y que se pueden localizar buenas ofertas en bicicletas de segunda mano o incluso tiendas de bicicletas en las que encontrar bicicletas eléctricas baratas. Aquí te ayudaremos a encontrar tu bicicleta eléctrica ideal.

 

A.C

Bicicleta eléctrica

Bicicleta eléctrica