Tan sólo 3 etapas disputadas, una de ellas fue una C.R.I. de 9´7 kms, y el Giro agota su primera jornada de descanso. Es el precio que deben pagar los corredores por participar en este negocio dónde mandan los €€€€ por encima de cualquier otra cosa, el precio que hay que pagar por salir de un país donde la tradición ciclista brilla por su ausencia, el precio que hay que pagar por la “globalización” de este deporte, esa palabra tan bonita con la que se justifica todo, Guillén ya lo probó antes con excelentes resultados, para su bolsillo.

Siendo honesto quizás no debería criticarlo ya que, como cualquier empresa, RCS Sport busca su beneficio económico y es algo que defenderé hasta las últimas consecuencias. Pero el Giro no es una “empresa” cualquiera, es patrimonio del ciclismo, es una de las 3 Grandes, es el Giro.

Hace varios meses que se empezó a hablar de este Giro, el motivo principal fue la posible participación de Chris Froome que intentaría conquistar las 3 Grandes de forma consecutiva aunque no en el mismo año. ¿Y por qué Froome comprometería una hipotética 5ª victoria en el Tour por intentar ganar un Giro? Parece que un par de millones de € tienen la culpa.

Sky, el Giro y el propio Froome confirmaron su participación pero una filtración de su resultado “anómalo” por salbutamol durante una etapa de La Vuelta a España del año pasado lo puso en duda. Hoy se disputa la 4ª etapa y Froome es el gran favorito para la victoria final con el permiso de Tom Dumoulin que defiende reinado. Y es el favorito por palmarés, por trayectoria y casi por convicción ya que tanto él como su equipo llevan una temporada propia de esos equipos que han tenido algún caso de dopaje en sus filas. No han estado al nivel que se les presupone en las Clásicas y en las Vueltas de prestigio no han estado mucho mejor, sus victorias WT se reducen a 4. El Giro puede ser un buen termómetro de la enfermedad del equipo, una victoria final podría dejarlo todo en un mero resfriado pero una mala carrera y/o una resolución en contra sobre su “resultado anómalo” podría convertir la enfermedad en terminal, podría ser el principio del fin de Froome y el Sky tal y como los conocímos.


Dumoulin comenzó dejando claro quién es el mejor especialista contra el crono de la actualidad aventajando al keniata-británico en nada menos que 37″, toda una eternidad en el ciclismo moderno. Unos segundos antes que Froome consiguieron parar el crono Pinot y el que en algún momento fue el mejor especialista de la disciplina y que hoy ha pasado a ser un gregario con clase, Tony Martin (Su equipo lleva 3 victorias esta temporada, 2 WT). Yéndose casi al minuto de desventaja corredores como Aru o “Superman” López. 

Las 2 etapas siguientes fueron para Viviani, el mejor sprinter que hay en la carrera y eso no es algo precisamente bueno. Sin desmerecer a nadie la nómina de sprinters de este Giro no está a la altura de una Grande, quizás es lo que buscan, quizás es lo que se merecen, quizás es el precio que hay que pagar por “Guillenizar” las carreras.

Este Giro tiene muchos frentes abiertos, será el final del reinado de Froome? Será el principio del fin de Sky? Será la confirmación de Dumoulin? Demostrará “Supermán” López que es fiable para una Grande? Qué tipo de corredor querrá ser Aru? Y Pinot? Y si finalmente gana Froome, conseguirá vencer también en el Tour? Volverá a demostrar Betancurt que merece un sillín en el pelotón profesional? Habrá alguna carrera élite/sub 23 más en Galicia en lo que resta de temporada?

El 27 de mayo tendremos las respuestas, excepto a la última pregunta, esa casi os la puedo responder hoy.