“Gracias Guillén”

Toca hacer balance de La Vuelta y tengo que reconocer que me cuesta hacerlo. Me cuesta hacerlo porque ya no soy objetivo con la carrera, me siento decepcionado con los recorridos y, porque estoy empezando a pensar, que el ciclismo se dirige inevitablemente hacia un precipicio sin posibilidad de retorno.

Me cuesta mucho asumir que una etapa de menos de 100 kms pueda ser considerada como “reina” en una Vuelta de profesionales, y me da igual la dureza que pueda tener. Es de sobra sabido que la distancia multiplica exponencialmente la dureza de cualquier etapa. Os imagináis una Sanremo de 150 kms? Yo sí, la ganó Ciolek. A que os costaría decir alguna otra victoria de este corredor?

Para vanagloria de Guillén, y de todos sus benefactores, la etapa salió bien. Salió bien porque pasaron cosas y el público quedó “contento”. Todos salieron ganando, excepto Movistar.

Movistar es ese equipo que cuenta con un portento como Valverde, con una figura venida a menos como Quintana y con unos directores que, a pesar de no ser gallegos, no sabemos si suben o sí bajan. Valverde perdió el podio porque estaba vacío, sin fuerzas, y nada de lo que hubieran hecho lo habría cambiado. Pero dejar a Nairo por delante, donde iban 3 corredores tirando por el plano, mientras Valverde iba a rueda del “super rodador” Carapaz igual no es lo más inteligente que se podía haber hecho.

¿Os habéis parado a pensar que quizás la media de edad del podio final de La Vuelta no es una casualidad? ¿Os habéis parado a pensar que con etapas de verdad, de profesionales, la media de edad habría sido algo más habitual? Es una reflexión en voz alta pero creo que merece la pena hacerla.

En cuanto a la carrera en sí vamos a por los nombres propios de la misma.

1. Yates.

Aprendió la lección del Giro, agazapado todo cuanto pudo hasta la última semana donde quiso dejar claro que era el más fuerte. Sin duda su director (y los recorridos de Guillén) tienen mucho que decir en su victoria.

2. Mas.

Personalmente no daba un duro por él. Demostró ser un muy buen corredor y tener madera de ganador. Deberá ratificarlo y quizás Quick Step no es el equipo ideal para hacerlo.

3. “Supermán” López.

Supo sufrir y reponerse a una inoportuna avería que le hizo perder tiempo. Buscó una etapa con más ganas que cabeza y finalmente se llevó el podio como botín.

4. Viviani.

Los escasos sprints llevaron el sello del italiano que se impuso con claridad en 3 de ellos dejando sin victoria a Sagan y haciendo superar a su equipo las 60 victorias esta temporada.

“Y así es como te queda la cabeza después de ver una etapa en Eurosport España”

5. Mollema.

Se desentendió de la general para buscar una etapa que no llegó, buscar una general de la montaña que se llevó De Gendt y acabar siendo nombrado como el corredor más combativo. Parece que tiene claro que sus opciones en las generales de las Vueltas de 3 semanas han pasado y ha sabido adoptar un nuevo rol para seguir siendo protagonista.

6. De Gendt.

Posiblemente el corredor con más motor del pelotón, luchador, siempre en fuga y dando la cara. Se llevó el premio de la general de la montaña. Lo echaremos de menos el día que se vaya.

7. Kiatkowsky.

Finalmente no pudo con la general pero estoy seguro de que La Vuelta, en su formato actual, puede estar a su alcance. Ganó su etapa y una vez con tiempo perdido dejó muestras de su gran calidad buscando la “machada” en fuga.

8. King.

Dos etapas son un grandisimo botín para un corredor que contaba con una etapa en California como su mejor (y casi único) éxito.

9. Pinot.

Escalador a la antigua usanza que acabó llevándose 2 etapas y un top 6 en la general final.

“He ganado? En serio he ganado?”

10. Óscar Rodríguez.

Gran alegría la que nos dio este joven corredor del Murias que contra todo pronóstico consiguió hacerse con una etapa en fuga ante corredores de la talla de Majka.

Corredores como Kruijswijk merecieron más pero La Vuelta es muy ingrata con este tipo de corredor.

Guillén parece que ha encontrado su modelo de carrera, una carrera para que los no aficionados al ciclismo la vean, para que los no especialistas en Vueltas de 3 semanas la ganen, para que los sprinters dejen de existir y para que los que amamos el ciclismo, el de verdad, acabemos aborreciéndolo.

JG.